BLOG EN RECONSTRUCCION


HASTA NUEVO AVISO EL BLOG ESTÁ SUSPENDIDO

ASTOR PIAZZOLLA MARIA DE BUENOS AIRES


Primera Parte[editar]

  • Alevare
  • Tema de María
  • Balada Renga para un Organito Loco
  • Yo soy María†
  • Milonga Carrieguera por María la Niña
  • Fuga y Misterio
  • Fábula de la Rosa en el Asfalto*
  • Poema Valseado Para flauta, cello y voz de mujer
  • Esquerzo Yumba de las tres de la mañana*
  • Tocata Rea para Bandoneón, Recitante y Percusión




Segunda Parte[editar]

  • Miserere Canyengue de los Ladrones Antiguos en las alcantarillas
  • Contramilonga a la funerala por la primera muerte de María
  • Tangata Robada del Alba
  • Carta de la Sombra María a los Árboles y las Chimeneas de su barrio
  • Aria de los Analistas
  • Romanza del Duende Poeta y Curda
  • Andante a la Sordina para mi Buenos Aires tan querido (Allegro Tangabile)
  • Milonguita de la Anunciación
  • Pequeña Misa Zurda con Bandoneón y Tangus Dei



Primera parte[editar]

Es la hora en que despierta el aquelarre de la noche porteña. Y un Duende, que habla el argot oscuro y cabalístico de esa hora, evoca y conjura, entonces, la imagen de MARÍA DE BUENOS AIRES.
La imagen acude a esa convocatoria identificándose con el dulce tema de tango que es su lenguaje.
A medias con La Voz de un Payador y con las Voces de los Hombres que volvieron del Misterio, El Duende hace una suerte de retrato interior del recuerdo de María.
Conjurada su imagen y presente su memoria, surge el relato de la vida de ella: un muchacho esquinero llamado Porteño Gorrión con Sueño pinta a María La Niña en el barrio y como magnetizada por extrañas fuerzas que la alejan de él. Cuenta luego de la noche en que ella se marcha y él la predestina a oír, para siempre, su desdeñada voz de varón en la voz de todos los hombres.
Silenciosa y alucinada, María atraviesa la ciudad y todo su ser va transubstanciándose en una rosa que ella lleva en el escote.
María brota repentinamente del asfalto de Corrientes y Esmeralda a las 5 de una tarde de Enero. Y en tanto crece y se abre, La Voz de las Bocas de Tormenta repite esta sentencia: durante 7 horas esa rosa será para todos fuente de beatitud. Pasado tal plazo, será una fuente de penas. Cada grupo de Hombres y Mujeres de Corrientes y Esmeralda, reclama entonces para sí solo, la posesión de la rosa. En esa estéril disputa se van las horas marcadas por La Voz; y al dar la Medianoche El Bandoneón roba a la rosa y la encanalla.
Recuperada la forma de mujer, María canta su conversión al Mal.
Y en los fondos de la noche, ella danza esa consagración a la vida oscura como narcotizada por el ritmo sensual del Esquerzo Yumba con que El Bandoneón la acicatea.
También El Duende va quedando dramáticamente atrapado en la propia historia que viene contando: busca y enfrenta al Bandoneón; le quita la máscara romántica y convencional y delata al brujo que aquél lleva dentro, acusándolo del envilecimiento de María, para batirse, por último, con él, en un duelo canyengue.

Segunda Parte[editar]

María desciende al infierno de las alcantarillas, donde los ladrones Antiguos y las Viejas Madamas la esperan y la reciben. Allí, el Ladrón Antiguo Mayor condena a LA SOMBRA DE MARÍA a regresar al otro infierno – el de la ciudad y la vida – y a vagar eternamente perseguida y lastimada por la luz del Sol. Después ante el cuerpo de María, los Ladrones y las Madamas enteran al Ladrón Antiguo Mayor, que el corazón de ella ha muerto.
Y El Duende relata el funeral que las criaturas de la noche hacen por esa primera muerte de María, cargando el cuerpo exánime de ella a través de la ciudad dormida.
Ya sepultado el cuerpo, comienza el largo vía crucis de La Sombra de María que deambula perdida, por Buenos Aires.
Sin atinar a quien confiar su desconcierto, La Sombra de María escribe una carta a los árboles y a las chimeneas del barrio.
Errabunda y perpleja en su propio enigma, llega así a un raro circo regenteado por Los Analistas. En ese picadero donde son remordimientos, complejos y pesadillas los temerarios saltimbanquis, hace ella la pirueta de arrancarse unos recuerdos que no tiene, estimulada por El Analista Primero. Este, no logra interpretar la memoria de una sombra y la cree presa de una extraña locura. La Sombra de María, grotesca y sola, sigue su marcha rumbo a la nada. Borracho de su propio dolor y perdido el rastro de la Sombra de María, El Duende comienza a llamarla acodad en el estaño de un bar absurdo. Y le manda, con los parroquianos de ese boliche, un mensaje desesperado incitándola a descubrir en la inexplicable hondura de las cosas más simples, el misterio de la concepción.
Los compinches del Duende marionetas, chaplines, murguistas, angelitos de barro cocido, discepolines, ganan la calle enloquecidos, buscando el germen de un hijo para la Sombra de María. Ella es al fin alcanzada por el llamado del Duende. Y en tanto se le asoman en torno las encantadas e íntimas latitudes de la ciudad, se abraza hasta el desvarío a la revelación de la fecundidad.
Amanece, luego, un Domingo porteño, cuyo despreocupado y melancólico pasar van contando El Duende y Una Voz de ese Domingo. Ambos sin embargo, advierten, poco a poco, algo distinto a lo de todos los Domingos. Y lo encuentran al divisar a La Sombra de María en el alto andamio de un edificio en construcción: desafiando a la luz del Sol, ella hace allí una frenética danza de embarazada sobrenatural de la que nace, al fin, una criatura. Pero mirando a ésta, las Amasadoras de Tallarines y los Tres Albañiles Magos, indican un hecho sobrecogedor: de La Sombra de María – redimida por el padecimiento y por sombra virgen – no ha nacido un Niño Jesús, sino otra Niña María. Y todos gritan su asombro: ¿es la propia María, ya muerta, que ha resucitado de su Sombra o es otra? ¿Todo ha concluido o recién comienza? ¿Lo que estamos viviendo es hoy o es ayer? Pero ni El Duende – ni nadie – puede ya responder a esa pregunta.





LIBERTAD LAMARQUE MADRESELVA




Pequeña de estatura, aunque de físico robusto y figura atrayente, delicada sonrisa y expresividad en la mirada. Timbre de voz agudo, incluso para su registro de soprano, quizás no apropiado para el tango, supera esa aparente dificultad con un enorme caudal de su voz, el fuerte temperamento que le imprimía y una emotividad permanente sumado a una perfecta afinación para decir la letra y acompañar la melodía. 

En la primera parte de su vida una serie de hechos significativos se sucedieron vertiginosamente, como para pensar que un sino trágico la acechaba. 

Nació en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, el 24 de noviembre de 1908 y a los dieciocho años ya había debutado profesionalmente en el teatro, en la radio, grabado su primer disco, se había casado y tenido a su única hija y estaba a punto de separarse de su marido. Pero luego, y hasta el día de hoy, su vida se caracterizaría por el permanente trabajo y una serie interminable de éxitos. 

Su padre Gaudencio Lamarque, hijo de franceses se casó con una viuda con seis hijos, de esa unión nació Libertad. En la casa se escuchaba música, se leía, circulaban ideas políticas y tendencias artísticas. Siendo aún niña, y junto a sus hermanos, ya participa en compañías filodramáticas, ya que su padre, de convicciones anarquistas, no deja de expresar sus ideas a través de pequeñas obras teatrales que representan entusiastas activistas gremiales. 

La niña Libertad comenzó a experimentar el hecho de ser reconocida y halagada por la gente, pues en años sucesivos para los bailes de carnaval, fue premiada por sus disfraces, en los que intervenían su padre como hojalatero y su madre para adornar las invenciones de su esposo. 

Participó en giras recorriendo ciudades cercanas y muchas veces cantaba en sus actuaciones. El aplauso obtenido la llevó a memorizar canciones de moda y devino en cancionista de esas representaciones. 

Ya en 1926 sus padres están de acuerdo en que debe tentar suerte en Buenos Aires. No sólo la acompañan sino que el comercio de hojalatería es trasladado también. Se mudan a Buenos Aires instalándose en la calle Paraná 258. 

Llevan una carta de presentación de un periodista rosarino para el dueño del famoso teatro Nacional, don Pascual Carcavallo. Siendo ya una muchacha, la pequeña y simpática figura de Libertad fue aceptada para el coro y algún pequeño papelito. Obtuvo trabajo por un año y 300 pesos mensuales de sueldo. 

El trabajo fue continuo, hasta que en 1926 debutó en una obra del género chico —sainete— integrando un trío vocal con las actrices Olinda Bozán y Antonia Volpe, siendo acompañados por Rafael Iriarte con su guitarra. La obra era La muchacha de Montmartre de José Saldías

Su primera interpretación cantando fue “Tanita de la proa”, vestida de marinero junto a la actriz cómica Olinda Bozán (que grabara algunos temas acompañada por Francisco Canaro). El patrón se sorprendió al escucharla y le propuso aparecer en el “fin de fiesta” cantando el tango “Mocosita”, que a la semana fue reemplazado por “Tatuaje” y luego por “Pato”, “La cumparsita”, “Langosta”, “El ciruja”. 

Poco más de dos meses habían pasado y debuta en radio Prieto y enseguida sello Víctor la contrata a 150 pesos por disco, por lo menos debe grabar uno por mes y en treinta días le aumentan a 300 pesos. Su primer disco, el 26 de septiembre de 1926, un estilo “Gaucho sol”, de Santiago Rocca y Atilio Supparo y una tonada “Chilenito”, de Agustín Irusta. Las grabaciones se suceden ininterrumpidamente, sólo hay un intervalo entre 1934 y 1936. 

En esa época se casó con un apuntador del teatro, Emilio Romero, con quien tuvo una hija que nació en 1928. Muy pronto comprende el error de esta unión y tardaría doce años en concretar el divorcio, no legalizado entonces, formando nueva y definitiva unión con el pianista Alfredo Malerba

En 1929 interviene en un sainete de Alberto VaccarezzaEl conventillo de la Paloma, que tiene un éxito notable. Interpretaba el papel de una muchacha a la que llaman Doce Pesos. El citado conventillo (así se llamaban las amplias casas de inquilinato con numerosas habitaciones separadas por varios patios, donde convivían personas de distinto origen, en especial inmigrantes de distintas partes de Europa) existió realmente en el barrio porteño de Villa Crespo. 

Cuando tras dos años de representación, al cumplirse sus 1000 presencias, se retira del elenco para no malograr su carrera de cancionista. Entonces emprende una larga gira por diversas provincias del país y la vecina república del Paraguay. La acompañan tres guitarristas: Gregorio Rivero, Ángel Las Heras y Nicolás Ferrari

Sus grabaciones son un éxitos y sus discos están en todas partes. 

Participa de un concurso de cancionistas en un festival realizado en el Teatro Colón cantando los tangos "La cumparsita" y "Taconeando", obtiene el primer premio y es nombrada la Reina del Tango. El segundo premio lo logra Rosita Montemar (la primera en registrar el tango "Recuerdo" y el tercer puesto fue para Fedora Cabral

Ya era la primera figura femenina del tango. 

En 1933, forma parte del elenco de Tango, que es considerada la primera película sonora argentina. Aunque su debut en el cine se produjo en 1929 en un mediometraje nunca estrenado donde interpreta el tango “Caminito”. El título del frustrado film fue Adiós Argentina y que dirigió sólo en un día, el italiano Mario Parpagnoli. 

El año 1935, presenta momentos difíciles en la vida de para Libertad. Primero un supuesto intento de suicidio, estando de gira en Chile, donde se habría arrojado por la ventana de su hotel y un toldo detendría su caída. Luego su marido rapta a su hija y se traslada con ella a la vecina república del Uruguay. Libertad, a través de un operativo comando, ayudada y acompañada por varios amigos (su nueva pareja Alfredo Malerba, el músico Héctor Artola y otros) y un abogado, marchan hacia Montevideo con el fin de recuperar a su hija. Finalmente consigue la restitución y su vida continúa ya sin tales sobresaltos. 

Continua su exitosa actividad artística actuando en importantes obras musicales, como por ejemplo Tres valses, una adaptación de la opereta de Strauss (en el elenco figura la cancionista Choly Mur, hija de Tania, fallecida muy joven en Chile). 

Se destaca también en el cine, por cada película cobra la inusual cifra, para entonces, de 95000 pesos. Más de veinte películas filma en la Argentina, algunos títulos: El alma del bandoneónAyúdame a vivirBesos brujosLa ley que olvidaronMadreselvaPuerta cerradaCaminito de la gloriaLa casa del recuerdoCita en la fronteraUna vez en la vidaYo conocí a esa mujerEn el viejo Buenos AiresEclipse de solEl fin de la nocheLa cabalgata del circo y muchas más. En la última citada se produce una discusión entre Libertad y la actriz de reparto Eva Duarte, ya vinculada al presidente Juan Perón, surgen dificultades para la continuación de su carrera y emigra a México. 

Una nueva etapa de éxitos la espera. 

Su vinculación con ese país es tan intensa que hasta la actualidad ha seguido ligada y realizando trabajos, principalmente en presentaciones en telenovelas y cine, pese a lo avanzado de su edad. 

Sus actuaciones cinematográficas van dejando en un plano secundario su rol de cancionista para transformarse en actriz dramática. Su debut en México se produce en 1947 dirigida por Luis Buñuel, en Gran Casino. Filma más de 40 títulos, algunos de los directores famosos que allí la dirigieron fueron: Roberto Gavaldón, Tito Davison y el Indio Emilio Fernández. 

Sus retornos a Buenos Aires se sucedieron a partir de 1955 ya ausente del poder el general Perón. Relatar su itinerario resultaría arduo y fatigoso. 

En la Argentina grabó alrededor de 241 temas (podrían existir algunos más). Fue acompañada por guitarras en un comienzo, luego por la orquesta de su marido, Alfredo Malerba. También por la de Mario MauranoHéctor StamponiVíctor Buchino, por Juan D'Arienzo en dos temas, por la orquesta de Lucio Milena y por la de Tito Ribero

En Cuba graba cuatro temas, dos en España a dúo con Joselito. En México ha podido identificarse 183 grabaciones, acompañada por los conjuntos locales de Ruiz Armengol, Chucho Zarzosa, Raúl Lavista, Chucho Ferrer y otros. Hizo dúos con Pedro Vargas, Miguel Aceves Mejía y en una oportunidad con su hija Mirta. 

Sus más de 400 registros discográficos constituyen una cifra no alcanzada por ninguna otra cancionista argentina y nos da una idea de la importancia de su arte dentro del mundo tanguero y de nuestra cultura.


SAYACA CADA VEZ QUE ME RECUERDES







20 TANGOS INSTRUMENTALES




EDMUNDO RIVERO - PUCHERITO DE GALLINA













































Paseando por el centro de Buenos Aires me detuve en un
lugar histórico, Carlos Gardel solía concurrir al
Tropezón,  Hoy reabierto después de 34 años me fui a tomar
un café, posaron para la foto, las señoritas Jimena y Analía
con una excelente predisposición para escuchar sobre mi Blog.


HUGO DEL CARRIL NOSTALGIAS

♫♫♫♫ 

Tapa Ilustrativa





Related Posts with Thumbnails

Los Tangos

Ada Falcon (3) Adolfo García Grau (2) Adriana Varela (14) Agustin Magaldi (8) Alas (1) Alberto Callas (1) Alberto Castillo (5) Alberto Cortez (1) Alberto Marino (8) Alberto Morales (1) Alberto Moran (3) Alfredo Gobbi (3) Alfredo Sadel (1) Amelita Baltar (2) Angel D'Agostino (6) Angel Vargas (7) Anibal Arias (2) anibal arias y osvaldo montes (2) Aníbal Troilo (38) Argentino Ledesma (3) Armando Pontier (3) Atilio Stampone (1) AUBADE (1) Azucena Maizani (3) Cacho Castaña (2) Carlos Di Sarli (12) Carlos Garcia (1) Carlos Gardel (16) Charlo (4) Che Tango (10) Chill Sessions (3) Colacho Valder (1) Color Tango (1) Cuarteto Guardia Vieja (1) D.J. Tango (1) Darienzo (16) De Angelis (33) deAtropellada (2) Diego Cigala (2) Discepolo (7) Domingo Federico (1) Edmundo Rivero (15) El arranque (1) El club del clan (1) Electrotango (55) Elsa Rivas (1) Enrique Dumas (1) Enrique Rodriguez (9) Ernesto Baffa (7) Fedel y Agri (1) Federico Berlingieri (2) Fernando Soler (2) Fleurs Noires (1) Florindo Sassone (1) Francini Pontier (1) Francisco Canaro (7) Francisco Fiorentino (2) Francisco Rotundo (2) gorio (1) Goyeneche (24) Graciela Ottavis varios (1) Hector Maure (4) Hector Varela (3) Horacio Salgan (8) Hugo del Carril (5) Hugo Díaz (1) Hugo Duval (3) Ignacio Corsini (2) Iva Zanicchi (1) Jorge Falcon (2) Jorge Ortiz (1) Jorge Sobral (5) Jorge Valdez (4) Jorge Vidal (7) Jose Basso (8) Julian Plaza (3) Julio de Caro (1) Julio Sosa (33) Leopoldo Federico (2) Libertad Lamarque (11) Lucho Gatica (2) Lucio Demare (6) Maria Mentana (2) Mariano Leyes (2) Mariano Mores (9) Mario Bustos (1) Mercedes Simone (1) Miguel Calo (9) Morgado (7) Natalio Tursi (1) Nelly Omar (7) Nina Miranda (1) Orquesta Tipica de Buenos Aires (4) Oscar Alonso (2) Oscar Larroca (2) Osmar Maderna (2) Osvaldo Fresedo (9) Osvaldo Piro (1) Osvaldo Pugliese (10) Osvaldo Requena (1) Pedro Laurenz (5) Pedro Maffia (1) Piazzolla (67) Piero Trombetta (1) Placido Domingo Tango (1) Poetas del Tango (69) Quinteto Pirincho (2) Raul Lavié (2) republicacion (5) Republicación (496) Ricardo Tanturi (11) Roberto Firpo (2) Roberto Grela (1) Roberto Rufino (1) Rodolfo Biagi (6) Rodolfo Lesica (1) Rodolfo Mederos (1) Rosanna Falasca (2) Rosita Quiroga (1) Ruben Juarez (21) San Telmo Lounge (3) Sexteto Mayor (9) sexteto milonguero (1) Susana Rinaldi (9) SUSPENDIDO (1) Susy Leiva (1) Tango Beatles (2) Tango Bolero (1) Tango Bossa (1) Tango Brasil (1) Tango Chileno (1) Tango Chill Out (7) Tango Femenino - VA (23) Tango Finlandes (3) Tango Flamenco (1) Tango Greco (2) Tango Guitarras (1) Tango Japan (13) Tango Jazz (2) Tango Karaoke (1) Tango Loungue (2) Tango Mexico (1) Tango Soundtrack (2) Tango Stones (3) Tango Sueco (2) TANGOS INOLVIDABLES (10) Tarantino y Berlingieri (1) Tita Merello (3) vacaciones (2) Varios (111) Versiones Radiales Ineditas (2) Videos (1) Virgilio Exposito (1) Virginia Luque (2)