ARGENTINO LEDESMA


E

En el año 1947, el morocho de nuestra fascinante historia, tal vez influenciado por sus tíos que eran militares, viajó a Tucumán (provincia del noroeste argentino) para rendir examen en el Colegio Militar de la Nación, donde no fue aprobado por sufrir una enfermedad congénita: daltonismo. No fue un episodio desagradable para el muchacho, ya que por ese motivo el destino quiso que se aquerenciara definitivamente con la música de Buenos Aires.

Un grupo de amigos tucumanos consiguió que Argentino diera una prueba en Radio Aconcagua. Los directivos de la emisora lo escucharon y le hicieron firmar un importante contrato por una suma que el muchacho ni se imaginaba. Cuando el director artístico le preguntó con qué nombre se iba a presentar, le contestó que le gustaba Raúl Ledesma, que era el nombre de uno de sus tíos. El ejecutivo manifestó que no podía ser porque ya había un cantor con ese nombre y que, justamente en esos días viajaba a Tucumán con la orquesta que dirigía Tito Martín, (El D'Arienzo Chico del Tango). Al enterarse que el verdadero nombre era Argentino le dijo: «¡Eso es!... ¡Argentino Ledesma!, con ese nombre va a triunfar en todas partes».

En la radio cantaba de lunes a viernes acompañado por un conjunto de guitarras integrado por Menéndez, Navarro y Bernal, y los sábados lo hacía en clubes, entidades sociales y de fomento con diferentes orquestas típicas tucumanas. Simultáneamente a sus presentaciones artísticas, Ledesma comenzó a practicar otra de sus grandes pasiones: el fútbol. Los que lo vieron jugar dicen que a la pelota la gastaba, no por nada llegó a integrar la primera división del Club Atlético Tucumán, con el número diez.

Pero el tango y el fútbol le resultaron dos actividades incompatibles, ya que jugaba los domingos y los sábados por la noche cantaba hasta altas horas de la madrugada. No se podían conciliar ambas actividades y se quedó con el tango.

Una noche de 1947, Argentino concurrió con unos amigos a un baile que amenizaba una orquesta llegada de Buenos Aires que dirigía Alberto D'Angelo. En un momento del baile con la anuencia del maestro que no lo conocía, subió al palco y cantó tres tangos: “Mi noche triste (Lita)”, “Siga el corso” y “Y volvemos a querernos”. D'Angelo quedó impactado por la voz y propuso llevárselo a Buenos Aires. El cantor no aceptó, estaba muy cómodo en la radio aunque ganaba poco dinero en relación a su éxito. Al tiempo se integró a la orquesta de Joaquín Signorelli y una vez vencido su contrato con la radio volvió a su provincia natal, Santiago del Estero (centro norte del país).

Allí trabajó de perito mercantil en la Dirección de Rentas Provincial y en Radio Del Norte, alternando con las orquestas santiagueñas de Luis Napoleón y de los hermanos Paz en bailes de clubes. A comienzos de la década del cincuenta, se anota en un concurso para cubrir una plaza de tenedor de libros de un importante establecimiento comercial de la Capital, lo gana y viaja a Buenos Aires.

Al segundo día de su arribo decide concurrir a La Querencia, el famoso local de Avenida de Mayo 870, donde se encuentra con unos amigos que le proponen hacer una prueba con la orquesta de Julio De Caro. Pocos minutos después ya estaban en el cabaret Empire de la calle Corrientes y canta dos tangos que dejaron muy conforme al maestro, quien le dijo que tenía que esperar tres meses hasta que le venciera el contrato al vocalista que tenía, Roberto Medina. Pero Ledesma no esperó y a la mañana siguiente, siguiendo el consejo de sus amigos, se va a probar a Radio Belgrano ante el director artístico de la emisora, Jaime Más. Lo contratan por doce meses y el locutor que lo presenta es el legendario Guillermo Brizuela Méndez, quien asombrado por la calidad del muchacho, lo presenta al maestro Héctor Varela que andaba buscando reemplazante por la ida de Armando Laborde.

De la noche a la mañana, Argentino Ledesma ingresa a la orquesta de moda compartiendo el rubro con Rodolfo Lesica, que en poco tiempo se convertirían en la pareja de cantores más populares de la década del 50.

El debut se produjo en el cabaret Chantecler. La noche del 24 de junio de 1952, gracias a una oferta nada despreciable, la orquesta comenzó a actuar en el mitológico Marabú, de la calle Maipú 365. Su primera grabación con Varela fue el 21 de agosto con el tango “Novia provinciana”, para el sello Pampa.

Transcurren casi cuatro años y en febrero de 1956 deja la orquesta y se va con Carlos Di Sarli para actuar en Radio El Mundo y en el cabaret Marabú. También animaron los grandes bailes de carnaval del Club San Lorenzo de fútbol y grabaron para RCA-Victor.

La permanencia de Ledesma con Di Sarli duró poco más de tres meses. Ese breve tiempo se debió a que los directivos del sello Columbia, a la que pertenecía Héctor Varela, empezaron a tentarlo para ver la posibilidad del retorno a esa agrupación. ¿Pero cómo iba a dejar nada menos que a Di Sarli, sobre todo cuando recién empezaba? ¿Y el futuro? Si bien había comenzado con Varela, se había consagrado con Di Sarli. Pero la empresa insistió. Le hicieron ofertas fabulosas, sumas importantes de dinero, otras condiciones para volver con su anterior director. Era como el pase de un jugador de fútbol cuando está en la gloria. Y al final volvió. Di Sarli no podía entender esa decisión: no concebía que un cantor lo pudiera dejar. Al final lo comprendió, le deseó suerte y se hicieron muy amigos.

Al promediar el año 1956, Argentino Ledesma en la orquesta de Héctor Varela obtuvo resonantes éxitos con “Fueron tres años”, “Muchacha”, “Fosforerita” y sobre todo con “Qué tarde has venido”. También con la milonga “Silueta porteña”, que debía cantar con Lesica y lo tuvo que hacer sólo porque Rodolfo no pudo concurrir a la sala de grabación. De todos modos, el dueto Ledesma-Lesica dejó muy buenas versiones grabadas de los valses “Gota de lluvia” y “Rosa mía” y la milonga “Tentadora”.

El éxito acompañaba a la orquesta y a sus cantores. Actuaban en bailes, locales nocturnos y realizaron un espectacular ciclo por Radio El Mundo en el tradicional programa Glostora tango club.

El año 1957, lo sorprendió a Ledesma en el mejor momento de su carrera como cantor de orquesta, hasta que los directores del sello Odeon le propusieron grabar como solista. Las condiciones eran óptimas, pero Argentino no se decidía. El rumor de que se iba no tardó en ganar la calle. Varios directores quisieron aprovechar la coyuntura para llevarlo a sus orquestas. Miguel Caló fue personalmente a su casa y le dejó un cheque por cien mil pesos. ¡Una fortuna!

Antes de tomar una decisión definitiva lo consulta a Edmundo Rivero. El gran intérprete le dijo : «Váyase de la orquesta pero asesórese bien porque usted es muy joven.» Y le recomendó al poeta y representante Mario Battistella , un hombre muy conocedor del medio. Finalmente culmina su ciclo con Varela y comienza su nueva etapa como solista.

Anima numerosos bailes y, al poco tiempo su cachet es el mismo que el de Juan D'Arienzo con toda la orquesta y los cantores incluidos. Es acompañado por la formación del pianista Jorge Dragone y actúa en Radio Belgrano en un programa propio, auspiciado por el jabón Palmolive. Hace una gira por todo el país y el 16 de junio de 1957 grabó su primer disco como solista para Odeón.

Actúa en el Teatro Cómico de la calle Corrientes junto a Tito Lusiardo y Fidel Pintos entre otros. Es convocado para cantar e interpretar un papel en la película El asalto, con Alberto de Mendoza, Egle Martin y Tato Bores, donde canta “Dame mi libertad”, “Cafetín de Buenos Aires” y la milonga “El asalto”.

En el año 1964, el maestro Francisco Canaro grabó doce tomas que servirían de acompañamiento orquestal para el cantor chileno Lucho Gatica. Todas eran obras compuestas por Carlos Gardel. Como por razones de trabajo Gatica no lo pudo hacer, la compañía Odeon llamó a Argentino Ledesma para que las cantara. De los doce temas pudo grabar seis debido al fallecimiento de Canaro. La cinta grabada fue a parar al archivo y bastante tiempo después, la empresa volvió a llamar al cantor para terminar los otros seis, en esta oportunidad con la dirección del maestro Carlos García. Cuando se terminó de grabar se cotejaron las versiones de 1964 y las de 1973. Habían pasado casi diez años y la voz era la misma. No había perdido ni la voz, ni el color, ni el timbre. Ese disco resultó un suceso en América, parte de Europa, Japón y Australia. Hoy está editado en disco compacto.

Fue uno de los cantores más requeridos por la televisión. Su figura ha sido vista en los más importantes programas: Siete notas para el tangoTango y puntoAmistangosEl tango del millónYo te canto Buenos AiresSábados circularesGrandes valores del tangoSábados de la bondad y muchos otros.

En 1980, grabó un par de tangos como invitado, en la orquesta de Osvaldo Fresedo y sus últimos registros los realizó con el acompañamiento de Roberto Pansera.

Es autor de la milonga “El asalto” y de los tangos “Sin un adiós” con música de Mario Demarco y “Hacete amigo de la vida” con música de Marsilio Robles.

En una palabra, Argentino fue, es y será un verdadero grande del tango. Un hombre que gestó una carrera alucinante merced a su profunda creatividad.

E

BOSSA N" TANGO CARLOS VARELA





UN BLOG DE TANGO DE VACACIONES


Por el momento no podré hacer publicaciones.



LUCIO DEMARE TANGO GUAPO


Retorrnado de unas merecidas vacaciones vamos con Lucio de Mare Tango Guapo.


Tango - Chile - Gabriel "Chula" Clausi











GOTAN PROJECT LA REVANCHA




RUBEN JUAREZ LA CANCION DE BUENOS AIRES


Cuando en 1973 vi por primera vez a Rubén Juárez en televisión, me di cuenta que estaba en presencia de una nueva estrella de la canción popular. No sólo por su aplomo y la belleza de su voz, si no fundamentalmente, por su personalidad. Además tocaba el bandoneón. Y lo que no era poco, lo hacía bien.

Para situarnos en contexto, estamos entrando a una década muy especial en muchos sentidos, pero que además continuaba siendo muy difícil para el tango. Tanto Rubén como yo, teníamos un poco más de 20 años y veníamos de una ecléctica musical que combinaba el folklore de prinicipios del 60, con Julio Sosa, Los Beatles y el rock nacional.

Muerto Julio SosaEl Varón del Tango, el escenario tanguero estaba sin figuras con la única excepción del Polaco Goyeneche que acaparaba la parada y la todavía promisoria aparición, de una actriz que se iniciaba en el canto: Susana Rinaldi. Después de eso, los restos de los grandes solistas que brillaron en el 40 intentando sobrevivir con más o menos dignidad y más allá, la nada.

Por eso, coincido plenamente con la crónica que hace el poetaHéctor Negro en la revista Los Grandes del Tango: «Cuando se produjo su aparición en el gran escenario del tango, hubo algo así como una celebración. De viejos y nuevos devotos del género, autores de varias generaciones y distintas expectativas, difusores, comentaristas, músicos, gente...

«Fue uno de los raros casos en que un joven y nuevo fue aceptado sin resistencias, casi unánimemente y reconocido como figura de promisorio futuro. Sus condiciones de cantor no dejaban dudas; su fuerza interpretativa, su presencia y personalidad fueron contundentes, tanto como esa simpatía y ese ángel que suelen resultar imprescindibles para ganar.

«Lo cierto es que su nombre entró a sonar gratamente en el ambiente del tango. Era una voz que estaba haciendo falta. Además, tocaba el bandoneón, y bien. Esto le confería a su personalidad un rasgo singular y atrayente. Vino la prueba del disco y la atravesó airosamente. Se jugó con temas nuevos y demostró que se podía lucir también con los clásicos... De movida mostró condiciones de compositor, que más tarde revalidó con creces. Armó y creó espectáculos... Hizo cine, triunfó en el interior del país y fuera de él y cuando se quiso dar cuenta ya se había convertido en una verdadera figura de la canción popular y el espectáculo».

Nace en la provincia de Córdoba y a los dos años su familia se muda a la ciudad de Avellaneda, pegada a la Capital Federal. A los seis años comienza a estudiar bandoneón y guitarra. En 1956 participa como bandoneonista en la Orquesta Típica del Club Atlético Independiente, uno de los más importantes equipos de fútbol de Argentina. De adolescente integra un conjunto de rock, cuando todavía ese género se cantaba en inglés.

Sin pensarlo, comienza su etapa profesional al ganar un concurso de cantantes organizado por una cantina de barrio. Conoce al guitarrista Héctor Arbelo, acompañante del afamado cantor Julio Sosa, fallecido poco tiempo antes y juntos realizan una serie de giras por las provincias. En uno de esos viajes conoce a Horacio Quintana quien fuera cantor de la orquesta deLucio Demare, quien queda gratamente sorprendido por las cualidades vocales del joven artista.

A partir de ese momento nace una importante relación. La amistad con Quintana le abre las puertas del más importante escenario del la década del sesenta: Caño 14 y la posibilidad de llegar al disco.

Efectivamente, el 2 de junio de 1969 graba para el sello Odeón el tango “Para vos canilla” del propio Horacio Quintana y letra de Julio Martín.

A principios del 70 es convocado por Nicolás Mancera, el conductor del más popular programa de televisión: Sábados circulares. De golpe, en un abrir y cerrar de ojos, aparece el éxito. Su nombre se catapulta a los más altos peldaños de la popularidad. Todo el mundo habla del nuevo fenómeno.

Comienzan sus viajes al exterior. Canta en Venezuela, Colombia y Uruguay y graba un larga duración por año.

En 1978 gana el primer Disco de Oro y se presenta en la televisión española con un singular suceso.

En 1981 actúa en el Trottoirs de Buenos Aires, de Paris y luego en Estados Unidos.

Tuvo el privilegio de ser acompañado por las formaciones dirigidas por los más grandes músicos de ese momento, los maestros Carlos GarcíaArmando PontierRaúl GarelloRoberto Grela y Leopoldo Federico.

Otra importante arista del artista es su condición de creador de espectáculos en teatros y cafés concert. Así nacen “Mi bandoneón y yo (Crecimos juntos)” con la actuación del actor Eduardo Rudy; “Cosas de negros” y “Cantame la justa”, con el cantor Raúl Lavié; “Cantata en negro y plata” y “Zorzales de exportación”, con el compositor y cantor Chico Novarro.

Comparte el escenario de Café Homero con el inolvidableRoberto Goyeneche y otros grandes del tango, como el pianistaOsvaldo Tarantino y el cantor Angel Díaz, El Paya.

En el plano interpretativo, su versión del tango “Dandy” es una verdadera recreación. Lo mismo, su tema “Mi bandoneón y yo (Crecimos juntos)”, su dramático “Pasional” o la dulce y deiva pintura de González Castillo, “El aguacero (Canción de la Pampa)”, por nombrar algunos temas. También podemos citar “Mañana iré temprano”. Pero su obra cumbre, su éxito impresionante fue con el “Café La Humedad” de su amigo Cacho Castaña.

Su obra como compositor es interesante pero de disímil calidad. Se destacan “Mi bandoneón y yo (Crecimos juntos)” (1969) con letra de Julio Martín y “Qué tango hay que cantar” (1986), conCacho Castaña. También le pertenecen: “Toco y me voy” con Juanca Tavera; “Se juega” y “Candombe en negro y plata” (1982) con Chico Novarro; “Pedro Esperanza” (1983) con Juanca Tavera; “Después del ensayo”, “Vientos del ochenta”, “El segundo violín”, “Mi tiempo feliz”, “Tiempo de madurez” (1987), “Cuestión de ganar” y “A tres bandas” (1990), todos en colaboración con Tavera.

Fue dueño del Café Homero donde nos deleitó con su bandoneón y su atrayente personalidad. Su voz ya no tenía la potencia ni el brillo de sus comienzos pero su seducción y simpatía seguían vigentes, haciéndonos vibrar de emoción en cada tango.



RUBEN JUAREZ
Related Posts with Thumbnails

Los Tangos

Ada Falcon (3) Adolfo García Grau (2) Adriana Varela (14) Agustin Magaldi (8) Alas (1) Alberto Callas (1) Alberto Castillo (5) Alberto Cortez (1) Alberto Marino (8) Alberto Moran (3) Alfredo Gobbi (3) Alfredo Sadel (1) Amelita Baltar (2) Angel D'Agostino (6) Angel Vargas (7) Anibal Arias (2) anibal arias y osvaldo montes (2) Aníbal Troilo (38) Argentino Ledesma (3) Armando Pontier (3) Atilio Stampone (1) AUBADE (1) Azucena Maizani (3) Cacho Castaña (2) Carlos Di Sarli (12) Carlos Garcia (1) Carlos Gardel (16) Charlo (4) Che Tango (10) Chill Sessions (3) Colacho Valder (1) Color Tango (1) Cuarteto Guardia Vieja (1) D.J. Tango (1) Darienzo (16) De Angelis (33) deAtropellada (2) Diego Cigala (2) Discepolo (7) Domingo Federico (1) Edmundo Rivero (14) El arranque (1) El club del clan (1) Electrotango (53) Elsa Rivas (1) Enrique Dumas (1) Enrique Rodriguez (9) Ernesto Baffa (6) Fedel y Agri (1) Federico Berlingieri (2) Fernando Soler (2) Fleurs Noires (1) Florindo Sassone (1) Francini Pontier (1) Francisco Canaro (7) Francisco Fiorentino (2) Francisco Rotundo (2) gorio (1) Goyeneche (24) Graciela Ottavis varios (1) Hector Maure (4) Hector Varela (3) Horacio Salgan (8) Hugo del Carril (5) Hugo Díaz (1) Hugo Duval (3) Ignacio Corsini (2) Iva Zanicchi (1) Jorge Falcon (2) Jorge Ortiz (1) Jorge Sobral (5) Jorge Valdez (4) Jorge Vidal (7) Jose Basso (8) Julian Plaza (3) Julio de Caro (1) Julio Sosa (33) Leopoldo Federico (2) Libertad Lamarque (10) Lucho Gatica (2) Lucio Demare (6) Maria Mentana (2) Mariano Leyes (2) Mariano Mores (9) Mario Bustos (1) Mercedes Simone (1) Miguel Calo (8) Morgado (7) Natalio Tursi (1) Nelly Omar (7) Nina Miranda (1) Orquesta Tipica de Buenos Aires (4) Oscar Alonso (2) Oscar Larroca (2) Osmar Maderna (2) Osvaldo Fresedo (9) Osvaldo Piro (1) Osvaldo Pugliese (10) Osvaldo Requena (1) Pedro Laurenz (5) Pedro Maffia (1) Piazzolla (66) Piero Trombetta (1) Placido Domingo Tango (1) Poetas del Tango (40) Quinteto Pirincho (2) Raul Lavié (2) republicacion (5) Republicación (458) Ricardo Tanturi (11) Roberto Firpo (1) Roberto Grela (1) Roberto Rufino (1) Rodolfo Biagi (6) Rodolfo Lesica (1) Rodolfo Mederos (1) Rosanna Falasca (2) Rosita Quiroga (1) Ruben Juarez (21) San Telmo Lounge (3) Sexteto Mayor (9) sexteto milonguero (1) Susana Rinaldi (9) Susy Leiva (1) Tango Beatles (2) Tango Bolero (1) Tango Bossa (1) Tango Brasil (1) Tango Chileno (1) Tango Chill Out (7) Tango Femenino - VA (23) Tango Finlandes (3) Tango Flamenco (1) Tango Greco (2) Tango Guitarras (1) Tango Japan (12) Tango Jazz (2) Tango Karaoke (1) Tango Loungue (2) Tango Soundtrack (2) Tango Stones (3) Tango Sueco (2) TANGOS INOLVIDABLES (10) Tarantino y Berlingieri (1) Tita Merello (3) vacaciones (2) Varios (109) Versiones Radiales Ineditas (2) Videos (1) Virgilio Exposito (1) Virginia Luque (1)